"Educar en libertad me parece la cosa más difícil del mundo. La más necesaria. Y es difícil porque hay padres que, por afanes de libertad, no educan. Y padres que por afanes educativos no respetan la libertad. Hacer ambas cosas a la vez es acaso como construir un círculo cuadrado. Algo que sería imposible si no existiera el milagro del amor."


J.L. Martín Descalzo "Las razones de su vida"



23/10/11

HALLOWEEN

Este es el verdadero significado de esta peculiar y en apariencia inofensiva celebración de Halloween que se remonta a tiempos ancestrales pero que hoy en día ha sido absorbida por la cultura norteamericana y en los últimos años se ha infiltrado en España:

“Halloween era un festival que celebraban los celtas, una sociedad controlada por sacerdotes druidas que vivían en regiones irlandesas, francesas e inglesas, alrededor del año 300 a. J.C. y que señalaba el comienzo del invierno. Estas sociedades druidas adoraban y servían al dios Samhain o dios de la muerte.
Todos los años en la fecha del 31 de Octubre, los druidas celebraban la víspera del año céltico y lo hacían alabando a semejante dios. Esto en principio no parece censurable, pero lo que sí lo es, era que ofrecían sacrificios humanos durante la fiesta, asesinaban incluso a bebés, para demostrar a su dios que le adoraban más que a la vida misma. El origen de semejante celebración bárbara estaba llena de paganismo, leyenda, supersticiones, brujería y todo tipo de actividades del mundo de las tinieblas.
Durante esa noche de cada 31 de octubre, los druidas vestían sus cuerpos con cueros y adornaban sus cabezas con las de ciertos animales, como cabras, ciervos o jabalíes. Intentaban emular así el aspecto de un fantasma o de un alma en pena. Pasaban la noche recorriendo las chozas o viviendas de la zona exigiendo ofrendas y regalos que luego pudiesen colocar en el altar del dios de la muerte, Samhain.
Si los sacerdotes no quedaban conformes con los regalos recibidos, maldecían a los habitantes de la casa familiar o quemaban sus campos en un ritual compuesto de extraños bailes, cantos y gritos. No se puede ignorar que en ocasiones podían hasta llevarse a las vírgenes de la familia cuya ofrenda no les hubiera agradado. Entonces las violaban y sometían como esclavas del grupo sacerdotal durante el resto de sus vidas. Otras veces mataban al ganado o envenenaban a las gallinas del poblado.
Después de haber reunido todas las ofrendas, estos druidas encendían enormes fogatas donde daban rienda suelta a la sádica afición de matar a víctimas humanas o animales, colocándolos sobre un altar de piedra y musgo, con el ánimo de adorar a su dios. Los druidas se iluminaban durante su paseo nocturno con un nabo al que previamente habían vaciado la carne y en cuyo hueco colocaban una vela encendida. Eso les permitía ver por dónde pisaban y a qué puerta llamaban.
Cuando esta práctica llegó a Estados Unidos, muchos siglos más tarde, los nabos no eran tan abundantes como en Europa, por lo que lo sustituyeron por otro fruto de mayor tamaño, anaranjado y más fácil de vaciar: ¿Adivina cuál? La calabaza. Si, señor.
Con el paso de los siglos, esta celebración se fue incorporando a nuestras festividades y es hoy en día popular y conocida, sobre todo en los Estados Unidos. En ella se introduce de una forma velada e inocente un culto extraño, morboso y satánico.
Es un hecho comprobado por el FBI norteamericano que la noche del 31 de Octubre se celebran en Estados Unidos gran cantidad de misas negras de gran peligrosidad, pues en ellas no faltan ofrendas y sacrificios humanos. También se ha demostrado que es la fecha más importante para los grupos satánicos más poderosos y perseguidos por la ley estadounidense, además de ser una noche en la que se hacen barbaridades de índole de lo más extraño, burradas incalificables de las que prefiero no informar aquí para no fastidiarle el día”


“Entre el cielo y la tierra” María Vallejo- Nágera

4 comentarios:

  1. Hola Paloma, he leído con mucho interés lo que has publicado en esta entrada a tal punto que quiero ponerla en mi blog haciendo referencia al tuyo. Quisiera saber si es estractado del libro de María Vallejo-Nágera
    Mis cordiales saludos desde Mar del Plata Argentina
    http://norma2-siempre es primavera-norma2.blogspot.com

    ResponderEliminar
  2. Gracias por compartir toda esta información paloma. Pienso que si muchas madres supiesen en verdad lo que hay tras esta celebración y supieran lo que son misas negras y lo que se hace en ellas, se les quitarian tantas ganas de disfrazar a los niños y adornar las casa como en navidad pero con calabazas. Aqui cada vez esta con más fuerza celebrandose, ya estan las tiendas cargadas de disfraces y de todo tipo de decoración para las casas. Por no hablar de lo que lo festejan en los colegios.
    Un abrazo amiga.

    ResponderEliminar
  3. Me parece un poco exagerado el texto...no hay tanta información sobre esta fiesta como para firmar las cosas que aquí se comentan...entiendo lo que se intenta..pero me apena que los cristianos necesiten tratar así a las demás creencias...suena a miedo...lo siento

    http://es.wikipedia.org/wiki/Samhain

    ResponderEliminar
  4. Norma me temo que te respondo demasiado tarde (he estado fuera de casa y sin acceso a internet) pero por supuesto que puedes utilizar el artículo que aparece en el libro mencionado de María Vallejo-Nágera.
    Tal vez para el año que viene, como tú veas.... Gracias por comentar.

    Mento aquí en Madrid también se celebra más cada año y en Granada que he estado estos días parece que también se ha extendido como la polvora. En fin....en nuestro país todo lo que viene de fuera es bien recibido aunque sea una fiesta que no tiene nada que ver con nuestras tradiciones y además bastante fea (las cosas como son) Un fuerte abrazo.

    María la verdad es que tampoco he hecho un trabajo de investigación sobre esta fiesta de Halloween. A mi nunca me ha gustado pues esteticamente como le comentaba a Mento me resulta "fea". Creo que como padres debemos procurar que nuestros hijos estén inmersos en todo aquello que sea hermoso, equilibrado....y cuanto más mejor...Personalmente no le veo ninguna gracia a los disfraces que llevan los niños en la fiesta de Halloween, ni a que vayan por las casas pidiendo chuches, vamos que no me transmite buen rollo ni nada positivo. Hace unos meses leyendo el libro de Vallejo-Nágera me encontré con esta explicación de la fiesta y me pareció importante compartirla pues la escritora es una persona bastante seria e imagino que sus fuentes serán veraces. No obstante si tengo ocasión intentaré verificarla. Un abrazo.

    ResponderEliminar