"Educar en libertad me parece la cosa más difícil del mundo. La más necesaria. Y es difícil porque hay padres que, por afanes de libertad, no educan. Y padres que por afanes educativos no respetan la libertad. Hacer ambas cosas a la vez es acaso como construir un círculo cuadrado. Algo que sería imposible si no existiera el milagro del amor."


J.L. Martín Descalzo "Las razones de su vida"



28/2/10

Leí esta cita en el blog de María y la comparto pues no tiene desperdicio. Pertenece al libro: "Padres brillantes, maestros fascinantes" de Augusto Cury:

"Empuja a tus hijos a encontrar grandes motivos para ser felices con las cosas pequeñas. Una persona emocionalmente superficial necesita de grandes eventos para tener placer, una persona profunda encuentra placer en las cosas ocultas, en los fenómenos aparentemente imperceptibles: en el movimiento de las nubes, en el baile de las mariposas, en el abrazo de un amigo, en el beso de quien ama, en una mirada de complicidad, en la sonrisa solidaria de un desconocido.
La felicidad no es obra de la casualidad, la felicidad es un entrenamiento. Prepara a los niños para que sean excelentes observadores. Sal al campo o a pasear por un jardín; haz que contemplen cómo se abre una flor y descubre con ellos lo hermoso e invisible. Siente con sus ojos las cosas bonitas que hay alrededor.
Lleva a los jóvenes a observar los momentos sencillos, la fuerza que surge de las pérdidas, la seguridad que brota del caos, la grandeza que emana de los pequeños gestos. Las montañas se forman con granos de arena inapreciables.
Los niños serán felices si aprenden a contemplar lo bello en los momentos de gloria y de fracaso, en las flores de la primavera y en las hojas secas del invierno. ¡He aquí el gran desafío de la educación de la emoción!
Para muchos, la felicidad es una locura de los psicólogos, un delirio de los filósofos, una alucinación de los poetas. No han comprendido que los secretos de la felicidad se esconden en las cosas simples y anónimas, tan distantes y tan próximas".

23/2/10

21/2/10

CUARESMA: CAMINOS ABIERTOS

Cruz cuaresma 2010Dios es abridor de caminos.
Cuando todo parece cansado, saca de los viejos troncos brotes nuevos.
Cuando todo parece confuso, saca de las confusiones claridades y verdad.
Dios nos sorprende dándonos futuro.
Dios es sembrador de amor en nuestro surco.
Con su novedad, nunca agotada, rompe una y otra vez, la corteza de la monotonía.
Dios llena el tiempo de posibilidades.
Frente a caminos repetidos, nos propone caminos nuevos.
Dios desborda nuestras preguntas con su proyecto de vida.
Sale a nuestro encuentro como un sembrador esperanzado.
Invita a estrenar una nueva manera de vivir.
Nunca se agota el agua de su fuente.
Dios siempre habla bien de nosotros y nosotras.
Cuando nos ponemos en menos de lo que somos, El levanta nuestra dignidad.
Dios nos propone, no impone, su amor.
Sabe esperar pacientemente nuestra respuesta.
Lo saqué de esta página preciosa.

19/2/10

ALTAR DE CUARESMA

altar cuaresma 2010Este miércoles comenzó el tiempo de Cuaresma, con el símbolo de la imposición de la ceniza. En casa hemos puesto también un "altar" muy sencillo, que pretende ser otro símbolo, que está en un lugar muy visible. La idea es que vaya transformándose y seguró que lo hará, si nuestros corazones se transforman según avanzamos hacía la Pascua de Jesús. Elegimos la imagen de Jesús en el desierto, me gusta lo que transmite, es increiblemente sencilla pero dice tanto...
La Biblia, un atril con reflexiones, oraciones, artículos, etc... que he ido encontrando por Internet sobre este tiempo y por último unas crucecitas que hicieron los niños con palitos de madera.
Si queréis ideas para vivir este tiempo en familia, aquí tenéis muchos, muchos recursos.

13/2/10

"Habría que vivir siempre como si acabásemos de nacer. Vivir en el asombro, como seres recién estrenados. Sólo entonces gozaríamos ante el milagro del sabor de la naranja, de la belleza de este paisaje que, ante nuestra casa, ya ni contemplamos"

J.L.Martín Descalzo

AGRADECIMIENTO

"El término agradecimiento procede de las voces latinas gratus (agradable, agradecido) y gratum (agradecimiento). Está unido en su raíz con agradar, agrado, gratitud, gratuito, congratular, gratificar.
El agradecimiento nos humaniza. Lo que propiamente se agradece no es tanto el don recibido cuanto el amor dispensado. La gratitud presupone la existencia de alguien que no sólo da sino que se da.
Podemos sentir agradecimiento hacia quien nos ha concedido lo que le hemos solicitado. Podemos también estar agradecidos por disponer de bienes que hemos recibido con nuestro ser, sin haberlos pedido: la propia existencia, la familia, el pueblo, el lenguaje, las obras culturales, los valores...
Para un creyente, el hecho de que exista Dios, constituye el mayor de los dones.
Cuando uno hace la experiencia viva del enigma de la propia existencia, de lo incomprensible y desbordante que es el hecho de que uno exista, y que en torno haya un universo impresionante en lo más pequeño y en lo más grande, comprende que todo es un don, una gracia, un obsequio gratuito, y tal gratuidad mueve a la correspondencia.
Los niños no han pedido venir al mundo, ni han solicitado que tal venida se realizara en las condiciones dadas. Pero un día se abren a la conciencia de que sus padres estuvieron abiertos a su vida, la acogieron y la promovieron. Esa actitud promocionante, que implica generosidad y esfuerzo, merece gratitud. Venimos de la relación amorosa de nuestros padres entre si y respecto a nosotros, y nos sentimos llamados, por lo mismo, a crear nuevas relaciones oblativas, en las cuales se prolongue de alguna forma el milagro de la vida.
La raíz de la gratitud es el amor, por parte de quién da y de quien recibe. El agradecimiento viene del amor y conduce al amor. Por eso constituye un valor. La actitud amorosa exige desprendimiento, y éste implica renuncias. Para conseguir el hábito del desinterés se requiere una larga y ardua ejercitación. La capacidad de agradecimiento es una virtud que ha de ser cultivada. "

(“El libro de los valores” Gustavo Villapalos y Alfonso López Quintás)


Ideas para educar-nos en este valor:


-Acordarnos con frecuencia de dar gracias por todo lo que tenemos, que casi con toda seguridad, es mucho más que lo que no tenemos.
-Dar gracias antes de comer, es una buena y bonita costumbre, todos hemos de estar juntos y de una manera sencilla damos gracias por la comida tan rica y pedimos por los que no tienen nada. En mi casa se puso de moda hace un tiempo, bendecir la mesa cogidos de la mano.
-Antes de acostarnos dar gracias por lo bueno que nos ha traído el día, involucrar a los niños para que digan por qué se sienten agradecidos....poco a poco saldrá todo solo.
-No dar nada por supuesto y sorprendernos en voz alta: Qué bueno que tengo piernas con las que puedo correr y montar en bici y subir a los árboles!!!! Qué bueno que estamos calentitos dentro de casa, con el frío que hace fuera!!!! Tenemos libros para leer!!! Estamos vivos!!! Hoy ha salido el sol!!!! Esta actitud es además una buena alternativa a la queja constante por todo lo que nos falta, lo que nos gustaría tener, lo que no llegamos a hacer etc...
-Promover la colaboración en casa. Desde muy pequeñitos los niños pueden y deben ayudar en casa, de esta manera están aprendiendo a agradecer, cuando se encuentran las cosas hechas pues aprecian el esfuerzo y por otro lado están aprendiendo a hacer todo lo que sin duda van a necesitar el día de mañana. Al principio esto requiere una gran dosis de paciencia y tardamos nosotros mucho menos a hacerlo pero con el tiempo....Hay muchas cosas que un niño puede hacer desde muy pequeño:
.Quitar y poner la mesa.
.Ayudar a tender la ropa, a doblarla, a meterla y sacarla de la lavadora..
.Recoger sus juguetes, ordenar el salón, su habitación etc..
.Cuidar a los animales domésticos, regar las plantas, el huerto...
. Ayudar en la cocina también es algo que les suele entusiasmar.........
.Todo lo que precisa de agua y jabón les vuelve locos...aunque termine generalmente de una manera un tanto caótica, je,je...Limpiar cristales, lavar el coche, fregar....(mejor dejar todo esto para el verano).
-Que nos vean ser agradecidos, en la calle, en casa, con ellos, entre nosotros...Se puede dar gracias de mil maneras diferentes, con una palabra, un gesto, una sonrisa, una oración, un abrazo, cantando, bailando...
-Enseñarles a corresponder, las cartas, los regalos etc...Mostrarles que vale más nuestro tiempo que nuestro dinero, el dibujo que le pintamos al abuelo, el regalo que hacemos con nuestras manos, el amor con el que lo hemos impregnado etc..
-Hace poco leía en el blog de una amiga que había quién llevaba un diario, en el que cada día apuntaba cinco cosas por las que se sentía agradecida. Nunca lo he hecho pero me llama....
Y seguro que a todos se nos ocurren muchas más ideas....para crecer en este valor.
"La gratitud es la memoria del corazón"

8/2/10

La guarderia no puede criar saludablemente a un bebé

Precisamente hace unos dias lei un excelente artículo publicado en La Vanguardia. Se trata de una entrevista a Eulalia Torras de Bea, médico, psicoanalista y psiquiatra infantil que defiende la necesidad de los bebés de permanecer en un entrono faimiliar como minimo hasta los tres años.
Os lo dejo aqui:

VÍCTOR-M. AMELA - 23/11/2009

Soy lo bastante mayor para acumular experiencia y lo bastante joven para seguir aprendiendo. Soy de Barcelona. Soy médica, psiquiatra y psicoanalista. Estoy casada y tengo tres hijos y seis nietos. ¿Política? Favorable a los más necesitados. ¿Dios? Eso son cuestiones privadas
Eulàlia Torras de Beà, psicoanalista y psiquiatra infantil
Qué tiene de malo una guardería?
Es algo que necesitan los padres…, pero no es lo que necesita un bebé
¿Y qué necesita un bebé?
La cercanía cálida, constante y segura de sus amorosos padres.
Pero si los padres no pueden…
Dejan a sus bebés cada vez más tempranamente en guarderías, sin calibrar las consecuencias…
¿A qué edad entran los bebés en guarderías?
¡Con cuatro meses! Algo impensable hace 40 años…
¿Y qué consecuencias tiene esto?
Mala crianza. Asumimos como normal que nuestros bebés enfermen, ¡y no lo es!
¿Enferman por culpa de la guardería?
Multiplica las posibilidades de enfermar: el bebé está más expuesto a gérmenes… y, sobre todo, más propenso a toda afección.
¿La guardería acentúa la propensión a enfermar del bebé?
Sí. El propio hogar, los brazos de mamá y papá, un círculo reducido de personas… ¡eso es lo que fortalece emocional, cognitiva y físicamente al bebé! La guardería, en cambio, puede comprometer su desarrollo.
¿ Tanto como eso?
El ingreso en la guardería lo hace retroceder temporalmente en competencias que está adquiriendo, como hablar, caminar…
¿Por qué?
Un entorno estable proporciona seguridad al bebé, seguridad que lo anima a explorar: así madura bien. Alterar su entorno le resta seguridad, lo que frena su desarrollo.
¿No está dramatizando, doctora?
Lo confirman los últimos hallazgos en neurociencias y psicología evolutiva.
¿Me los resume?
De los cero a los dos años, cuando más plástico es el cerebro, las neuronas del bebé se desarrollan según la calidad de los estímulos que recibe por interacción con las personas centrales de su mundo: abrazos, achuchones, caricias, risas, balanceos, movimientos, sonidos, voces, cantos, palabras, mimos, cariños, músicas, olores, colores, sabores…
¿Y besos?
Y besos. Todo eso sofistica y enriquece su sistema neural y nervioso, el sistema desde el que establece su relación emocional y cognitiva con el mundo y consigo mismo.
¿La guardería no da esos estímulos?
Imposible en grado óptimo, improbable en el necesario, difícilmente con la intensidad y calidad de unos papás atentos y amorosos.
Ya no existen a tiempo completo.
Y quizá por eso llegan cada día a las consultas más psicopatologías en niños cada vez menores… ¡España es ahora el tercer país que más psicofármacos receta a menores! Cortamos síntomas sin analizar causas.
También padecemos en España un elevado fracaso escolar.
Tampoco analizamos causas, preferimos castigar o etiquetar: “trastorno por déficit de atención e hiperactividad”, y medicar.
Ir pronto a la guardería ¿no garantiza una mejor escolaridad ulterior?
No. Hay que escolarizar al niño justo cuando empieza a quedársele pequeño su hogar.
¿Y a qué edad sucede eso?
No antes de los tres años.
¿Tan tarde?
En Finlandia los padres no están obligados a escolarizar a sus hijos ¡hasta los siete años! Y Finlandia es el país con menos fracaso escolar de Europa, vea el informe PISA.
Seguro que concurren otros factores…
El principal es que el Estado sufraga durante el primer año a los padres. Y luego permite horarios laborales intensivos o reducidos. Así, ¡los padres pueden criar a sus hijos! Y un niño bien criado en casa llegará a la escuela muy estimulado, con ganas de descubrir. Y aprenderá más y mejor.
O sea, que deberíamos mimar al bebé.
Atender sus necesidades de hambre, sueño y – sobre todo-cariño. No es sobreprotegerlo, ¡es protegerlo de lo que vendrá! Porque el niño así criado gozará de estabilidad emocional, autoestima y coherencia: estará bien preparado para los reveses que vendrán.
¿Y no será así si se ha criado con mucha guardería o en un orfanato?
La pobreza de estímulos empobrece su desarrollo: serán niños poco orientados, intemperantes y más agresivos, más vulnerables a la frustración, más depresivos…
Diga algo bueno de las guarderías.
Muchas tienen excelentes cuidadoras, pero repartirse entre tantos niños imposibilita la calidad de la atención personalizada.
Mejor una guardería que algún hogar.
Ante un hogar con abandono, conflicto permanente y agresividad crónica, ¡mejor una guardería, sí! La guardería es útil en ciertos casos y momentos, pero no es la opción principal para criar saludablemente a un bebé.
Envíe un mensaje a los padres.
Uno de la doctora Julia Corominas: “Dedicar tiempo a los hijos de pequeños os ahorrará mucho tiempo cuando sean mayores”. Ahorro en salud física, mental y emocional.
¿Qué haría si mandase en España?
En vez del populismo político de inaugurar guarderías, subvencionaría a los padres para que dedicasen tiempo a criar a sus hijos hasta los tres años: ¡eso sí sería progresista!
En algo sí habremos progresado en los últimos 40 años..
Sí: en conocimiento. Sabemos cómo optimizar el desarrollo de los niños. ¿Por qué no lo aplicamos? ¿Queremos su felicidad futura?
Cambio social

Madres a la oficina, bebés a la guardería: relevante cambio social de los últimos 40 años. Con algunas consecuencias indeseables. Quien las señale se expone a ser tildado de carca. Pero se agolpan las evidencias neurocientíficas, y hay que plantearlas: lo hace la doctora Torras – ¡se reprocha haber callado demasiados años!-,presidenta de la Fundació Eulàlia Torras de Beà (www. fetb. org), gestora de varios centros de salud mental infantil y juvenil y que ahora celebra 40 años de trabajos. Cada día hay más padres inquietos ante una política socioeconómica que dificulta procurar a sus hijos una feliz y saludable crianza, padres como los que se mueven en http://mastiempoconloshijos/. blogspot. com