"Educar en libertad me parece la cosa más difícil del mundo. La más necesaria. Y es difícil porque hay padres que, por afanes de libertad, no educan. Y padres que por afanes educativos no respetan la libertad. Hacer ambas cosas a la vez es acaso como construir un círculo cuadrado. Algo que sería imposible si no existiera el milagro del amor."


J.L. Martín Descalzo "Las razones de su vida"



27/1/10

Tiempo, tiempo, tiempo...


tplfDecía Viktor Frankl que "lo que el hombre realmente necesita no es vivir sin tensiones, sino esforzarse y luchar por una meta que le merezca la pena". Nos sucede con el tiempo que siempre nos parece que tenemos poco y soñamos con días de más horas, pero no tenemos poder para estirarlo, tan solo para administrarlo lo mejor posible. Se trata de prioridades y de circunstancias. Algunos pensamos que la familia es la prioridad número uno, que es vital que nos dediquemos tiempo, que estemos juntos, que compartamos. Si se separa a los niños de los padres, la familia se viene abajo y con ella la sociedad, no hemos más que mirar a nuestro alrededor ¡¡que se desmorona!!. Es nuestra responsabilidad criar y educar a nuestros hijos y si no lo hacemos, alguien lo hará por nosotros, se me ocurre el Estado, los compañeros de clase, la televisión, los profesores...Sigo con Frankl que afirmaba que "el hombre que se hace consciente de su responsabilidad ante el ser humano que le espera con todo su afecto o ante una obra inconclusa no podrá tirar su vida por la borda. Conoce el "porqué" de su existencia y podrá soportar casi cualquier "cómo".
Yo creo que la solución está en que cada familia busque seriamente y de acuerdo a sus situación única, la manera de encontrar tiempo para lo verdaderamente importante, se me ocurren algunas cosillas, que nos han funcionado a nosotros y que tal vez te puedan ser útiles:
Trabajar fuera de casa menos horas: En muchos casos, uno de los dos miembros de la pareja "puede" dejar su trabajo, trabajar menos tiempo, cambiar el horario de tal manera que los niños siempre estén con el padre o la madre, trabajar desde el hogar etc...Muchas veces se va el sueldo de uno de los dos, entre la guardería, la señora que nos ayuda en las labores domésticas, la que lleva a los niños al cole, gasolina, ropa estupenda para ir a la oficina, comidas en restaurantes, etc...
Cuando uno de los dos no tiene que salir fuera a trabajar, no es preciso escolarizar a los niños tan pronto. ¡¡¡¡Qué sentido puede tener llevar a un bebé a la guardería con cuatro, seis meses!!!! Esto conlleva multiples beneficios emocionales para el bebé, la mamá, la familia, la sociedad a la vez que beneficios económicos. (Ya hablaremos sobre este tema largo y tendido)
Cada vez hay más familias en todo el mundo, que optan por dedicarse personalmente a la educación de sus hijos, asumiendo toda la responsabilidad, sin delegar en colegios. Esta opción educativa es conocida como “homeschooling” y con frecuencia una de las razones primordiales es inculcar los “valores” valiosos para nosotros, a nuestros hijos sin interferencias. Ni que decir tiene que de esta manera la familia pasa mucho tiempo haciendo cosas juntos.
No sobrecargar los horarios de los niños, con actividades extra escolares, ellos nos necesitan a nosotros, tienen toda la vida para aprender inglés o violín!!!
Simplificar nuestras vidas, aprender a vivir más austeramente, aprender a vivir con menos cosas.
Apagar la televisión, los ordenadores y demás extraños. Hay muchas alternativas que aunque no son tan "comodas", aportan muchos beneficios a la comunidad familiar:

Lectura en voz alta. Esas tardes de invierno alrededor de la chimenea leyendo un buen libro, con todos los niños alrededor....es uno de esos pequeños placeres de la vida familiar, que quedan grabados para siempre en la memoria de todos. A todos los niños les gusta que les lean, aunque tengan diez o doce años!!! Hay libros con muchos valores, libros clásicos como“Las crónicas de Narnia” o los de Julio Verne, que pueden enganchar a toda la familia.
¿El ordenador? Yo procuro utilizarlo de noche cuando todos duermen, por eso de dar ejemplo. ¿Y los niños? No lo necesitan, al menos los primeros años, no nos preocupemos pues van a saber manejarlos a la perfección, han nacido en la era de la informática pero es preferible que durante su infancia tengan más contacto con la tierra, el agua, los libros, los juegos, los otros niños, los animales...que con un PC.
Planear excursiones, marchas por el campo, visitas a museos, a fábricas, exposiciones,conciertos,bibliotecas.
Charlar...siempre es poco el tiempo dedicado al diálogo entre nosotros y a escucharnos de veras (dificilísimo)
Trabajar en el huerto, en el jardín, en la limpieza de la casa, en la cocina (¿habrá algún niño al que no le guste trastear en la cocina?).
Hacer manualidades juntos, se pueden organizar talleres en casa, de arcilla, madera, costura...
Acostumbrarnos a involucrar a los niños en nuestras actividades, se puede ir con críos bien pequeños a casi cualquier sitio, compras, gestiones, conferencias, encuentros....Yo siempre aviso: “Voy con niños” si ellos no pueden acompañarme esa actividad no es para mi, al menos de momento, ya llegarán tiempos en los que pueda ir sola a cualquier sitio...o al menos eso espero, je,je..
Hacer trabajos de voluntariado en hospitales, residencias, centros de acogida, O.N.G.,la parroquia. Es ideal que la familia no se "encierre" sino que aprenda a darse, que de fruto, testimonio.
Y por supuesto si eres creyente, rezar juntos, pedir juntos, dar gracias juntos...Parafraseando a Xosé Manuel Domínguez Prieto:


"Orar en familia es, para el creyente, elemento iluminador y esencial en el proyecto de vida comunitario, pues es en el acontecimiento en donde arraiga toda vida en común"

23/1/10

TIEMPO PARA EL JUEGO

Hace unos años tuve la oportunidad de asistir a un curso impartido por José Miguel Castro, profesor de universidad,que lleva 20 años trabajando en el campo de la expresión. Aquí os dejo parte de una entrevista que le hicieron en el 2002 y que no tiene desperdicio:

¿Qué se aprende jugando?
Juego
Estamos tan manipulados por nuestro sistema educativo, que parece un invento esto de aprender por el juego. Y la verdad es que el auténtico aprendizaje se hace jugando. Si revisas los creadores de la historia en cualquier campo artístico, encuentras algo común: son adultos que han conservado su capacidad de juego. Desde Galileo, que tiraba piedras desde lo alto de la torre de Pisa, como puede hacerlo un adolescente, pasando por Da Vinci, que destripaba cadáveres en vez de cochecitos para ver cómo eran por dentro. Son jugadores que conservan su curiosidad por el mundo, esa curiosidad despierta interés y ese interés es el origen del verdadero aprendizaje.
Sin embargo, en la educación reglada el juego es residual, sólo se aplica en los niveles más elementales. La tendencia de Occidente, ya extendida a todos los rincones del mundo, es pensar que sólo se puede aprender con enseñanza organizada. Y nosotros creemos que la enseñanza dificulta el aprendizaje, y en ocasiones, lo entorpece y lo destruye completamente. Por ejemplo, tú me preguntas cómo sale el verde. Si te contesto, con el azul y el amarillo, en ese momento he matado tu curiosidad, porque te doy la respuesta. En cambio, si te pongo el material necesario para que tú misma descubras cómo se consigue el verde, no importa si es en un minuto o en un año, al final encuentras el verde, y esto te proporciona tal satisfacción, que te impulsa a seguir buscando.

Da la impresión de que los niños y niñas cada vez juegan menos.

No tienen tiempo para jugar, porque los padres delegan cada vez más su educación en los demás. En estos tiempos de competitividad, el padre y la madre trabajan y buscan cuidadores sustitutos, como la escuela o la guardería. Como el horario de la escuela ya no es suficiente, buscan actividades extraescolares. Los niños deben enfrentarse a jornadas de muchísimas horas, manifiestan cansancio, se aburren con todo y apenas juegan. Tienen poco tiempo libre y el poco que tienen lo pasan viendo la televisión. Los niños son cada vez más altos y más guapos, pero más débiles, y con un umbral de frustración más bajo, son más caprichosos, no saben posponer las cosas. Son víctimas de una sociedad consumista, y el que tenga capacidad de consumo se sentirá feliz, y el que no será desgraciado.

Un panorama bastante desolador. ¿Hay alguna esperanza?

Yo no sé qué solución global hay. Pero, particularmente, creo que las familias se pueden organizar de otra manera y se puede ir por otros caminos que no lleven inevitablemente a esto. Dentro del sistema tenemos posibilidad de escaparnos. Comprar cosas, sí, pero no poner toda la felicidad en ello, ser competente, pero no competitivo, devolver a los niños tiempo, relación con sus padres, con sus abuelos. Los objetos materiales nos están desplazando, estamos poniendo toda la carne en el asador en cosas que son prescindibles.

19/1/10



Demasiados hermanos nuestros lloran en Haití, no se me ocurre nada más que acompañarles en su llanto, orar por ellos y compartir todo lo que podamos....el milagro se va a producir pero no sin nosotros...

18/1/10

Ahí está Dios...



...entre los escombros....

15/1/10

Haití ¿Qué podemos hacer?

Después de contarles a mis hijos la tragedia de Haití y preguntarles ¿Qué podemos hacer nosotros? la respuesta ha sido: Rezar y dar dinero. Estoy de acuerdo con ellos.
Siempre que compartimos, preferimos hacerlo con O.N.G. vinculadas con la Iglesia Católica, ya que hay para elegir....al fin y al cabo ellos siempre han estado con los más necesitados, en los lugares a los que nadíe quería ir y al lado de los "intocables" de este mundo. Ahora es politicamente correcto ser de una O.N.G. es algo que está de moda, queda bien y todo el mundo presume de lo solidario que es, pero no hace tanto tiempo, por ejemplo que los enfermos terminales de SIDA en Madrid sólo tenían una puerta a la que llamar, cuándo ya les habían cerrado todas las demás: "Las Hermanas de la Caridad" que siguiendo el ejemplo de su fundadora no saben decir NO.

Cuenta abierta por Manos Unidas para ayudar a las víctimas del terremoto en Haití.

Y también quiero divulgar esta carta de un famoso pediatra español, experto en lactancia materna. En ocasiones por desconocimiento podemos hacer mucho daño. En tragedias de este calibre, no se debe mandar leches de fórmula para los bebés. En esta carta de Carlos González vemos las razones para ello:

"Las donaciones de leche para el biberón en casos de catástrofe (guerra, terremoto, inundación...) son sumamente peligrosas. En realidad no son donaciones, sino muestras gratuitas: es el medio por el que las empresas lácteas compiten para hacerse con nuevos mercados. Si estás atenta a las noticias, muchas veces habrás oído cómo ha salido un avión cargado de leche... raramente oirás de un avión cargado de macarrones o lentejas. Porque las empresas que venden macarrones o lentejas, fuera de que alguna en concreto tenga un director especialmente generoso o solidario, no tienen un interés comercial en hacer una donación. Mientras el país en cuestión esté en ruinas, no pagarán por la comida; cuando superen la catástrofe, se comerán sus propias lentejas cultivadas en su país, o sus propios macarrones fabricados por empresas locales. En cambio, si en un país del tercer mundo consigues cargarte la lactancia, consigues que millones de madres abandonen la lactancia y millones de médicos y enfermeras aprendan las ventajas del biberón, que sin duda es buenísimo porque la asociación X nos lo regalaba para ayudarnos, luego tendrás un mercado cautivo que valdrá millones, porque esa leche no se fabrica en el país y la tendrán que importar, y acostumbrados a la marca Z probablemente seguirán comprando la marca Z. Hace años pidieron que los donativos fueran con una etiqueta blanca, "leche para bebés", sin marca, y los fabricantes, claro, no quisieron. Además, muchas veces la empresa fabricante se ahorra el transporte: se limita a entregarle las muestras gratuitas a una ONG (por suerte las ONG serias ya no las aceptan, pero a veces encuentras a un primo), o a un gobierno, y estos pagan los portes. Y el mercado de la lactancia, no nos engañemos, está en el tercer mundo. En España sólo nacen menos de 500.000 niños al año; en Indonesia más de 5 millones, en la India más de 25 millones... Son muchos más clientes, aunque algunos se mueran por el camino, aunque sólo se compren una lata de leche por semana y la diluyan para que dure...



Hace unos años, acababa de terminar la guerra de Sarajevo, conocí a un pediatra bosnio en un congreso. Había pasado hambre, estaba delgadísimo, y en las comidas recogía hasta la más minúscula miga de pan que cayera en el mantel y se la comía. Nos explicó como al principio de la guerra la mortalidad infantil aumentó espectacularmente, porque fueron inundados con muestras gratuitas. Claro, no todos los profesionales tienen buena formación sobre lactancia, igual que pasa aquí. Muchos empezaron a recomendar "ayuditas", pensaban que las madres, "estresadas" por la guerra, no tendrían leche, o que al quitarle a una madre mal alimentada la pesada "carga" de tener que dar el pecho le hacías un favor. Sin agua potable ni gas para hervirla (lo mismo que ocurre ahora en Gaza), cuando las explosiones destruyen las alcantarillas y la mierda inunda las plantas bajas... la mortalidad fue enorme. Tuvieron que ser los pediatras más concienciados los que fueran a quejarse a UNICEF, que convocó una reunión de todas las ONG sobre el terreno, acordaron no distribuir más donaciones, realizaron cursos para el personal... en pocos meses, mientras la guerra continuaba, habían conseguido tasas de lactancia materna más altas y una mortalidad infantil más baja que antes de la guerra.


Por supuesto algunos niños necesitan leche artificial en las guerras; pero para esos pocos ya se consigue leche sin necesidad de espectaculares cargamentos de muestras. Y esos niños, en esas condiciones, tienen un riesgo de muerte tan alto que ya no vale aquello de "la madre es libre para decidir, y si ha elegido la lactancia artificial...".En esas condiciones hay que hacer todo lo posible para que la madre relacte, aunque lleve meses sin dar el pecho, o para encontrar una nodriza. Y tristemente eso no es muy difícil, porque los bebés son más frágiles que los adultos: en cualquier catástrofe hay más madres sin bebé que bebés sin madre."


Saludos


Carlos González








¿Dónde están tus manos Señor?


Cuando observo el campo sin arar, cuando los aperos de labranza están olvidados, cuando la tierra está quebrada y abandonada, me pregunto: ¿dónde estarán las manos de Dios?

Cuando observo la injusticia, la corrupción, el que explota al débil; cuando veo al prepotente pedante enriquecerse del ignorante y del pobre, del obrero y del campesino, carentes de recursos para defender sus derechos, me pregunto: ¿ dónde estarán las manos de Dios?

Cuando contemplo a esa anciana olvidada; cuando su mirada es nostalgia y balbucea todavía algunas palabras de amor por el hijo que la abandonó, me pregunto: ¿dónde estarán las manos de Dios?

Cuando veo al moribundo en su agonía lleno de dolor; cuando observo a su pareja y a sus hijos deseando no verle sufrir; cuando el sufrimiento es intolerable y su lecho se convierte en un grito de súplica de paz, me pregunto: ¿dónde estarán las manos de Dios?

Cuando miro a ese joven antes fuerte y decidido, ahora embrutecido por la droga y el alcohol, cuando veo titubeante lo que antes era una inteligencia brillante y ahora harapos sin rumbo ni destino, me pregunto: ¿dónde estarán las manos de Dios?

Cuando a esa chiquilla que debería soñar en fantasías, la veo arrastrar su existencia y en su rostro se refleja ya el hastío de vivir, y buscando sobrevivir se pinta la boca y se ciñe el vestido y sale su cuerpo a vender, me pregunto: ¿dónde estarán las manos de Dios?

Cuando aquel pequeño a las tres de la madrugada me ofrece su periódico, su miserable cajita de dulces sin vender, cuando lo veo dormir en la puerta de un zaguán titiritando de frío, con unos cuantos periódicos que cubren su frágil cuerpecito, cuando su mirada me reclama una caricia, cuando lo veo sin esperanzas vagar con la única compañía de un perro callejero, me pregunto: ¿dónde estarán las manos de Dios?

Y me enfrento a El y le pregunto: ¿dónde están tus manos Señor? para luchar por la justicia, para dar una caricia, un consuelo al abandonado, rescatar a la juventud de las drogas, dar amor y ternura a los olvidados? después de un largo silencio, escuché su voz que me reclamó:


¿No te das cuenta que tú eres mis manos?, atrévete a usarlas para lo que fueron hechas, para dar amor y alcanzar estrellas".

11/1/10

RUTINA

Hubo una vez en la historia del mundo un día terrible en el que el Odio, que es el rey de los malos sentimientos, los defectos y las malas virtudes, convocó a una reunión urgente a todos ellos… Todos los sentimientos negros del mundo y los deseos más perversos del corazón humano llegaron a esta reunión con curiosidad de saber cuál era el propósito… Cuando estuvieron todos habló el Odio y dijo: “Os he reunido aquí a todos porque deseo con todas mis fuerzas matar a alguien”.

Los asistentes no se extrañaron mucho pues era el Odio el que estaba hablando y él siempre quiere matar a alguien, sin embargo todos se preguntaban entre sí, quién sería tan difícil de matar para que el Odio los necesitara a todos. Entonces el Odio dijo: “Quiero que maten al Amor”. Muchos sonrieron malévolamente, pues, más de uno le tenía ganas.

El primer voluntario fue el Mal Carácter, quien dijo: “Yo iré y os aseguro que en un año el Amor habrá muerto, provocaré tal discordia y rabia que no lo soportará”… Al cabo de un año se reunieron otra vez y al escuchar el informe del Mal Carácter quedaron muy decepcionados: “Lo siento, lo intenté todo pero cada vez que yo sembraba una discordia, el Amor la superaba y salía adelante”.

Fue entonces cuando, muy diligente, se ofreció la Ambición que, haciendo alarde de su poder, dijo: “En vista de que el Mal Carácter fracasó iré yo”…”Desviaré la atención del Amor hacia el deseo por la riqueza y por el poder. Eso nunca lo ignorará”…Y empezó la Ambición al ataque de su víctima quien efectivamente cayó herida, pero después de luchar por salir adelante renunció a todo deseo desbordado de poder y triunfó de nuevo.

Furioso el Odio por el fracaso de la Ambición envió a los Celos, quienes burlones y perversos inventaban toda clase de artimañas y situaciones para despistar al Amor y lastimarlo con dudas y sospechas infundadas… Pero el Amor confundido lloró, y pensó que no quería morir y con valentía y fortaleza se impuso sobre ellos y los venció.

Año tras año, el Odio siguió en su lucha enviando a sus más hirientes compañeros, envió a la Frialdad, al Egoísmo, la Indiferencia, la Pobreza, la Lujuria, la Enfermedad y a muchos otros que fracasaron siempre porque cuando el Amor se sentía desfallecer, tomaba de nuevo fuerzas y todo lo superaba…El Odio convencido de que el Amor era invencible, les dijo a los demás: “nada que hacer, el Amor ha soportado todo, llevamos muchos años insistiendo y no lo logramos”.

De pronto de un rincón del salón se levantó un sentimiento poco conocido y que vestía todo de negro y con un sombrero gigante que caía sobre su rostro y no lo dejaba ver, su aspecto era fúnebre como el de la muerte: “yo mataré al Amor”, dijo con seguridad…Todos se preguntaron quien era ese que pretendía hacer sólo lo que ninguno había podido…El Odio dijo: “ve y hazlo”…Tan sólo había pasado algún tiempo cuando el Odio volvió a llamar a todos los malos sentimientos para comunicarles que después de mucho esperar, por fin EL AMOR HABÍA MUERTO… Todos estaban felices pero sorprendidos.

Entonces el sentimiento del sombrero habló: “Ahí os entrego el Amor totalmente muerto y destrozado” y sin decir más se marchó… Espera, dijo el Odio, en tan poco tiempo lo eliminaste por completo, lo desesperaste y no hizo el menor esfuerzo para vivir, ¿quién eres?,…El sentimiento levantó por primera vez su horrible rostro y dijo: SOY…LA RUTINA.

8/1/10

Claves para una nueva estética de la familia

He encontrado un artículo del filósofo Juan Manuel Burgos que me ha gustado y comparto con vosotros un fragmento del mismo:

"....¿qué valor damos a la estética en la educación? ¿Es una cuestión relevante o es una asignatura secundaria, una maría con la que rellenar los tiempos muertos? ¿Tenemos suficiente sensibilidad para la estética en la educación? Porque, no nos olvidemos, son los estetas -entendido este término en una acepción amplia- los que deciden la cultura. Y estetas que aprecien los valores familiares sólo surgirán de manera generosa y fluida en el seno de familias estables que den a sus hijos una educación sólida pero abierta y creativa. ¿Se trata de una asignatura pendiente? Quizá sí. En cualquier caso, es un asunto sobre el que me parece que deberíamos reflexionar a fondo. La solidez y seguridad de la formación es un gran valor, pero si se logra a costa de la creatividad, se pierde una fuerza que es hoy particularmente necesaria. Fomentar ambas cosas al mismo tiempo, no es, desde luego sencillo. La creatividad sólo puede nacer y sobrevivir en el reino de la libertad. Y fomentar la libertad parece que lleva consigo incrementar el nivel de riesgo en la educación. Pero, quizás esta correlación no sea tan clara. La libertad siempre está ahí. Y si no se concede en el tiempo de la formación y se hace compatible con esa misma formación, es posible, -es más, no es dificíl encontrar ejemplos en ese sentido- que luego se vuelva contra esa misma formación. Por otra parte, la victoria solo se reserva a los audaces. Si no se fomenta la libertad y con ella se renuncia a la creatividad puede que, en el fondo, estemos favoreciendo una muerte retardada por el lento pero imparable declive de los modelos culturales favorables a los valores familiares.

Podemos volver de nuevo Frodo, el héroe de El Señor de los Anillos. Su aventura le pudo costar no sólo la vida, sino caer bajo el poder del Anillo y perder su identidad, pero al final triunfó. Esa es una buena enseñanza. Sólo se puede vencer afrontado el riesgo y para crear una nueva estética de la familia habrá que pagar ese precio."


(La negrita es mía)

Aquí está el artículo completo. que por cierto aparece en esta página, que recomiendo: "Vivir en familia"...nos puede ayudar a crecer.



Y hablando de creatividad, no hemos de olvidar que los niños la tienen a raudales...hasta que les vamos cortando las alas entre los padres, la escuela...
....me he acordado de estas letras que modeló con plastilina uno de mis hijos cuando estaba aprendiendo a escribir... proceso que puede y "debe" ser estético, a la vez que creativo y feliz para todos, pero de eso hablaremos en otro momento...



modelado con plastilina de letras


5/1/10

naturaleza


"Educar significa cuidar de las circunstancias, del medio y del ambiente en que un hombre puede desarrollarse, significa transmitir, de generación en generación, valores espirituales que den a la vida "sentido", "contenido" y "dirección".


Educar significa enseñar a los hombres a vivir con un corazón, enseñar "respeto" y "amor" por el prójimo, especialmente los pobres y débiles, despertar "admiración" y "entusiasmo" por la naturaleza y todo lo vivo.


Educar significa transmitir lo mejor de uno mismo y hacer verdad en la propia vida lo que se quiere enseñar a otros.


Buenos padres, padres felices y una aldea en la naturaleza es acaso todo lo que necesita un niño para convertirse en un hombre feliz."

Phil Bosmans "El derecho al amor"