"Educar en libertad me parece la cosa más difícil del mundo. La más necesaria. Y es difícil porque hay padres que, por afanes de libertad, no educan. Y padres que por afanes educativos no respetan la libertad. Hacer ambas cosas a la vez es acaso como construir un círculo cuadrado. Algo que sería imposible si no existiera el milagro del amor."


J.L. Martín Descalzo "Las razones de su vida"



11/7/10

La Carta de los derechos de la familia

En 1980, en el seno de la Iglesia Católica, nació esta carta sobre los derechos de la familia. Copio aquí el artículo 5, relacionado con la educación de los hijos que no tiene desperdicio:

Por el hecho de haber dado la vida a sus hijos, los padres tienen el derecho originario, primario e inalienable de educarlos; por esta razón ellos deben ser reconocidos como los primeros y principales educadores de sus hijos.
a) Los padres tienen el derecho de educar a sus hijos conforme a sus convicciones morales y religiosas, teniendo presentes las tradiciones culturales de la familia que favorecen el bien y la dignidad del hijo; ellos deben recibir también de la sociedad la ayuda y asistencia necesarias para realizar de modo adecuado su función educadora.
b) Los padres tienen el derecho de elegir libremente las escuelas u otros medios necesarios para educar a sus hijos según sus conciencias. Las autoridades públicas deben asegurar que las subvenciones estatales se repartan de tal manera que los padres sean verdaderamente libres para ejercer su derecho, sin tener que soportar cargas injustas. Los padres no deben soportar, directa o indirectamente aquellas cargas suplementarias que impiden o limitan injustamente el ejercicio de esta libertad.
c) Los padres tienen el derecho de obtener que sus hijos no sean obligados a seguir cursos que no están de acuerdo con sus convicciones morales y religiosas. En particular, la educación sexual --que es un derecho básico de los padres-- debe ser impartida bajo su atenta guía, tanto en casa como en los centros educativos elegidos y controlados por ellos.
d) Los derechos de los padres son violados cuando el Estado impone un sistema obligatorio del que se excluye toda formación religiosa.
e) El derecho primario de los padres a educar a sus hijos debe ser tenido en cuenta en todas las formas de colaboración entre padres, maestros y autoridades escolares, y particularmente en las formas de participación encaminadas a dar a los ciudadanos una voz en el funcionamiento de las escuelas, y en la formulación y aplicación de la política educativa.
f) La familia tiene el derecho de esperar que los medios de comunidación social sean instrumentos positivos para la construcción de la sociedad y que fortalezcan los valores fundamentales de la familia. Al mismo tiempo ésta tiene derecho a ser protegida adecuadamente, en particular respecto a sus miembros más jóvenes, contra los efectos negativos y los abusos de los medios de comunicación.


Nota: la negrita es mía.

5 comentarios:

  1. Bueno, no estoy de acuerdo con el punto d, puesto que el que no incluya formación religiosa no viola nada siempre que el Estado no prohiba que se de esa formación por otros medios. Parece que la formación sólo puede darse en la escuela, ¿por qué no en casa o en la catequesis? No toda la formación que debe recibir un niño tiene por que ofrecerse en un entorno escolar y de hecho sería imposible y estaría lleno de carencias o lleno de horas lecticas si así debiese ser.

    ResponderEliminar
  2. Marhya acabo de caer en la cuenta que el documento tiene ya años...pues la verdad es que la tendencia actual es precisamente que sea la familia la que se responsabilice de la educación religiosa de los niños, así como la parroquia y no tanto el colegio (aunque sea un colegio religioso)
    La verdad es que yo "barria para casa" y me llamó la atención la introducción en la que señala a los padres como primeros educadores de sus hijos etc...."los padres tienen el derecho originario, primario e inalienable de educarlos; por esta razón ellos deben ser reconocidos como los primeros y principales educadores de sus hijos"
    En nuestra sociedad secularizada, la mayoría de los niños si no oyen hablar de Dios en el colegio, no lo oirán nunca, ni en la familia, ni el ambiente...por eso tal vez el punto d que tu señalas.
    Gracias por tu comentario. Un saludo.

    ResponderEliminar
  3. Lo que pasa, creo yo, es que en aras de no incluir una formación religiosa, la educación se enfoca hacia el laicismo y es ahí donde se vulneran los derechos de los padres. Me parece que es ese el sentido del inciso d. Por otra parte considero que debe existir continuidad, congruencia entre la educación, formación que se recibe en casa.

    Saludos

    ResponderEliminar
  4. Catalina gracias por tu acertado comentario, yo también creo que por ahí van los tiros y es ciertamente fundamental esa coherencia entre los valores que se transmiten en el hogar y fuera del mismo, en la escuela, los medios de comunicación, los amigos...

    Saludos.

    ResponderEliminar
  5. Catalina gracias por tu acertado comentario, yo también creo que por ahí van los tiros y es ciertamente fundamental esa coherencia entre los valores que se transmiten en el hogar y fuera del mismo, en la escuela, los medios de comunicación, los amigos...

    Saludos.

    ResponderEliminar