"Educar en libertad me parece la cosa más difícil del mundo. La más necesaria. Y es difícil porque hay padres que, por afanes de libertad, no educan. Y padres que por afanes educativos no respetan la libertad. Hacer ambas cosas a la vez es acaso como construir un círculo cuadrado. Algo que sería imposible si no existiera el milagro del amor."


J.L. Martín Descalzo "Las razones de su vida"



3/4/10

Semana Santa en familia

altar Semana SantaEste post es un poco tardío pero hasta hoy no ha surgido, me imagino que por algo será. Ya estamos casi terminando la Semana Santa, unos días muy importantes para todo cristiano, en los que cada año recordamos la muerte de Jesús de Nazaret y celebramos su Resurreción.
Los creyentes vivimos de una manera muy especial esta semana o al menos así debería ser, es un alto en el camino, un tiempo para reflexionar, un tiempo de interiorizar, de pedir perdón, de crecer en nuestra fe, de acompañar a nuestro Dios. Hay muchas maneras de hacer esto en familia, de involucrar a los más pequeños. Frecuentemente llenamos los días de vacaciones escolares y laborales con muchas actividades, excursiones, mucha tele, mucho ruido y así se nos pasa la vida en todos los ámbitos, no sólo en el espiritual. Llenando de años nuestras vidas y no de vida nuestros años.
Pienso que aunque no seamos creyentes, los niños tienen derecho a saber que se recuerda en estos días, si nunca les hemos presentado a Jesús, si no le conocen, si ni siquiera saben que hace más de dos mil años hubo un hombre que cambió el curso de la historia (nos guste o no después de 2000 años seguimos hablando de Él), lejos de criarlos libres les estamos mermando su libertad. Nunca podrán elegir ya que es imposible decantarte por algo que desconoces....A la mayoría de los padres, nos gusta ofrecerles a nuestros niños muchas actividades, para que ellos opten por una u otra y les ponemos en contacto con música de calidad, con buenos libros, con instrumentos musicales, con experiencias enriquecedoras de todo tipo etc...y nos tranquiliza pensar, que de este modo algún día tendrán criterio para elegir entre todo lo que les hemos ofrecido. En cambio pretendemos que algún decidan si quieren o no creer y nunca jamás les hemos puesto en contacto con nada sobrenatural.
Podemos hablarles de Jesús de una manera histórica, si no conocemos muy bien la historia, lo mejor es recurrir a los Evangelios, hay algunos para niños realmente bonitos (aunque yo siempre digo que prefiero leer el original, pero uno sencillito para los más pequeños, nos puede ayudar hasta a nosotros) Se les puede poner una película de dibujos, tipo "El hombre que hacía milagros" O música clásica, como "La pasión según San Mateo" de Bach...
Para los que creemos firmemente que áquel hombre que murió en una cruz, era Dios yo creo que podemos y debemos ir mucho más lejos. Es cierto que las celebraciones de estos días suelen ser muy largas y en ocasiones pesadas para los niños, pero nos pueden acompañar y si se cansan pues nos salimos y no pasa nada, en ocasiones nos sorprenden. Por otro lado nunca me han molestado las risas o los comentarios de los niños en las ceremonias religiosas, ellos son espontáneos, naturales y lo viven a su manera, con esa energia desbordante que dificilmente puede contenerse durante más de unos minutos, pero Jesús era amigo de los niños y quería tenerlos cerca. 
Explicarles antes que vamos a celebrar puede ayudar bastante, los diferentes simbolos y ritos, el lavatorio de los pies, la última cena, las procesiones, ellos preguntan y preguntan y debemos responderles (siempre que podamos) de una manera sencilla y clara...
No quedarnos en lo externo, las procesiones, ciertas tradicciones, las comidas típicas de estos días...ir a la esencia, los niños son muy espirituales y conectan facilmente con todo lo divino, no olvidemos que de ellos es el Reino de los Cielos.
Hacer un poquito de silencio en estos días, no distraernos con cualquier cosa, podemos aprovechar el contacto con la naturaleza que siempre nos acerca a Dios, a la vez que produce paz y sosiego...
Vivimos en una época en la que tendemos a evitar todo lo que no sea puro placer, mera distracción o deleite, por eso la Cruz es algo incómodo, incluso un tabú, lo fue en la época de Jesús y lo es en nuestros días, ¡¡fué y es un escándalo!!
Pero la Cruz es enseñanza, ya que el dolor y el sufrimiento forman parte de la vida y además una vez superado nos hace más fuertes, más hombres, más mujeres. Estamos criando una generación de niños muy blanditos, cierto que son adolescentes mucho antes que en cualquier época anterior, pero es mera fachada y apariencia, es un saltarse etapas como la de la infancia, que se les pasa volando,es solo copia de los modelos que ven en la televisión, en las películas, pero no tienen ninguna capacidad de soportar frustraciones o incomodidades....
Con los adultos sucede lo mismo ¡qué miedo al dolor! ¿por qué? No podemos aguantar ni un poquito de frío en nuestras casas durante el invierno, ni calor en verano claro!!! La austeridad en el comer, el vestir, en el día a día, suena  como algo obsoleto, aunque nuestro planeta sufra y todo el mundo hable de reciclaje y de ecología.
Por ejemplo, quienes hemos tenido la inmensa fortuna de dar a luz a nuestros hijos de manera natural, sin anestesias de ningún tipo, sabemos que esas experiencias lejos de ser "traumáticas", crean un vínculo muy fuerte con tus hijos y te dan una fortaleza que te acompaña toda la vida. Siempre siento pena cuando algunas mujeres te cuentan que fue un parto maravilloso, pues "no se enteraron de nada" ¿pero que puede tener de maravilloso no enterarte de nada cuándo está naciendo tu hijo? Siempre me recuerda a cuando los amigos de Jesús se quedaron dormidos mientras Él  oraba, o a aquellos que mientras agonizaba en la Cruz se dedicarian a pasar el rato, distraidos o subastando sus prendas. Así nos gusta vivir, sin enterarnos de nada y por eso tenemos el mundo que tenemos...se nos llena la boca hablando del amor, pero no hay demasiado amor, al menos no de ese Amor capaz de dar la vida por sus amigos...

9 comentarios:

  1. Tal y como tu dices, son dos niveles: de la fe que se vive al interior de la familia y la aproximación fenomenológica. Es decir, la comprensión del fenómeno cristiano clave para comprender la cultura occidental

    ResponderEliminar
  2. Me he alegrado leer su estupénda entrada llena de coherencia e inteligencia. Es cierto que no se puede ocultar el personaje historico de Jesús, pero hay que ir un poco más allá de forma paulatina para que entiendan que no solo estamos ante un hecho historico, Jesús es un personaje historico, pero no todas sus palabras y milagros son historicos, por lo tanto no ocorrieron el la realidad, tan solo es una forma literaria para que entendamos su profundidad para actuar en la vida cotidiana.
    Mi fe, proviene de mi mamá, cuando nací, me ofrecio al Señor para que fuese carmelita; era la época del esplendor de Sta.teresita de Lisieux, pero como ya tenía casi 40 años y no me había casado ni era monja, pensó que Dios no la había escuchado, hasta que un día con mucho miedo le dije: «Mamá ..quiero ser monja carmelita descalza»y se armó la de San Quintín; no lo entendió, no, hasta años más tarde en que se dio cuenta que fue ella la que me inculcó la fe en grado muy elevado y ello me ayudo a ser lo que ahora soy una monja Predicadora de la Gracia.
    Reciba mi ternura y Felices Pascuas.
    Sor.Cecilia

    ResponderEliminar
  3. Ignoro si se guardo mi comentario, mañana ya lo vere. Santa noche
    Sor.cecilia

    ResponderEliminar
  4. Hermana de nuevo gracias por tus palabras (si me das permiso nos tuteamos, me hace sentir mas cerca)
    Estoy de acuerdo con lo que dices, lo de hablar de Jesús de manera histórica es para aquellos que por miedo a adoctrinar a los niños no le hablan de Él. Así tal vez logren enamorarse de su vida ¿verdad?
    Un abrazo de esta familia.

    ResponderEliminar
  5. Gracias Andrea por tu aclaración. Feliz Pascua y un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Ah!!! Sor Cecilia verdaderamente es un tanto incoherente, que en familias profundamente cristianas, cuando un hijo o hija les plantean su vocación de entrega a Dios, se arme la de San Quintín. Nunca lo he entendido. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. Bueno Paloma: En mi caso es comprensible, mi madre vivía sola, yo siempre ocupada con mi trabajo de docencia en enfermería e investigación, además de negocios tales como una tienda de artículos de aninales , piensos etc, una escuela de adiestramiento de perros y un criadero de pastores alemanes. Nunca tenía tiempo para ella, pero venia a mi casa y yo a la suya. Ni mamá ni yo teníamos hermanos ni casi familia, por lo tanto se quedaba sola, pues en el Carmelo de tendencia de la Madre Maravillas de Jesús, reza la canción:«Ven, ven hermanita que de aquí no saldrás ni viva ni muerta», incluso el cementerio está dentro del monasterio. Todo eso significaba para mamá perder a su hija, ya que con tantos años...pensaba que Dios no le reclamaría la promesa que yo ignoraba.Pero como mi salud no me acompañó, tras casi 6 años, cambié de Orden y aún que sigo sin salud,me acogió el carisma dominicano que es más abierto y tiene por caridad atender a los padres cuando están enfermos o no se valen por sí mismos. Mamá falleció atropellada por una moto en su misma calle, hace de ello 10 años,pero pude atenderla cuando fue operada en varias ocasiones y estar a su lado.Espero Palona que le haya satisfecho como sucedió «Mi San Quintín», cada caso es de motivaciones parecidas por lo que he podido comprobar, pero hay padres muy, muy generosos y contentos que sus hijos sean todo de Dios.
    Recibe mi ternura.
    Sor.Cecilia

    ResponderEliminar
  8. Se ha vuelto a perder mi comentario, se lo haré por E-meil.Una que tiene poca maña para esto...
    Sor.Cecilia

    ResponderEliminar
  9. Ja,ja si que se quedan los comentarios, solo que tengo activada la moderación de los mismos. Aunque tanto en este como en mis otros blogs de homeschooling, jamás he tenido que censurar ningún contenido.
    Muchas gracias por compartir tu historia, tengo una amiga del colegio, carmelita descalza que dejó su carrera de química, cuando sólo le quedaban unas pocas asignaturas para terminar y sigue allí encantada.
    Para la familia fue una auténtica tragedia, pero poco a poco fueron aceptando, sobre todo al ver que ella era tan sumamente feliz.
    Recibe también nuestra ternura.

    ResponderEliminar