"Educar en libertad me parece la cosa más difícil del mundo. La más necesaria. Y es difícil porque hay padres que, por afanes de libertad, no educan. Y padres que por afanes educativos no respetan la libertad. Hacer ambas cosas a la vez es acaso como construir un círculo cuadrado. Algo que sería imposible si no existiera el milagro del amor."


J.L. Martín Descalzo "Las razones de su vida"



28/2/10

Leí esta cita en el blog de María y la comparto pues no tiene desperdicio. Pertenece al libro: "Padres brillantes, maestros fascinantes" de Augusto Cury:

"Empuja a tus hijos a encontrar grandes motivos para ser felices con las cosas pequeñas. Una persona emocionalmente superficial necesita de grandes eventos para tener placer, una persona profunda encuentra placer en las cosas ocultas, en los fenómenos aparentemente imperceptibles: en el movimiento de las nubes, en el baile de las mariposas, en el abrazo de un amigo, en el beso de quien ama, en una mirada de complicidad, en la sonrisa solidaria de un desconocido.
La felicidad no es obra de la casualidad, la felicidad es un entrenamiento. Prepara a los niños para que sean excelentes observadores. Sal al campo o a pasear por un jardín; haz que contemplen cómo se abre una flor y descubre con ellos lo hermoso e invisible. Siente con sus ojos las cosas bonitas que hay alrededor.
Lleva a los jóvenes a observar los momentos sencillos, la fuerza que surge de las pérdidas, la seguridad que brota del caos, la grandeza que emana de los pequeños gestos. Las montañas se forman con granos de arena inapreciables.
Los niños serán felices si aprenden a contemplar lo bello en los momentos de gloria y de fracaso, en las flores de la primavera y en las hojas secas del invierno. ¡He aquí el gran desafío de la educación de la emoción!
Para muchos, la felicidad es una locura de los psicólogos, un delirio de los filósofos, una alucinación de los poetas. No han comprendido que los secretos de la felicidad se esconden en las cosas simples y anónimas, tan distantes y tan próximas".

4 comentarios:

  1. Cuanto más complicamos la vida más nos alejamos de la felicidad. Me impresiona ver la sonrisa y la alegría de vivir que tienen los niños en algunos poblados africanos, que veo en la televisión, en los que viven con lo imprescindible para subsistir.
    Aquí con todos los adelantos corren el peligro de convertirse en individualistas insatisfechos.

    ResponderEliminar
  2. Gracias por tus palabras Fran, tienes mucha razón. Un cordial saludo.

    ResponderEliminar
  3. Excelente entrada Palama.En mis últimos post os he dejado en mi blog unas series de profundas reflexiones de San Agustín, que dan más luz al tema de la felicidad, desde la vertiente de la teología y la filosofía. Por otro lado, hay un aporte muy importante que es la experiencia de cada individuo que nos da razones feacientes de que es feliz porque desde su infancia fue educado para saber ser feliz incluso cuando humanamente cuesta ser feliz ante una contrariedad importante. Mis padres, me enseñaron a buscar la felicidad en las cosa pequeñas, insignificantes. Así que ver una mariposa de colores hacían dilatar mis pupílas para ver más su belleza y en ella a su creador. Y me decía:¡Ah! qué feliz soy y que afortunada de poder admirar esta belleza. Más cuando las cosas se tornaban "negras" buscaba la misma razón para ver incluso en la fealdad, belleza , en la desgracia, crecimiento y así he llegado a comprender, que la vida es un regalo que tengo que saber aprovechar para dar testimonio hoy más que nunca porque encontre más felicidad de la que conocía:«Me enamoré de Jesucristo»

    Gracias Paloma por este maravilloso blog
    Recibe mi ternura
    Sor.Ceccilia Codina Masachs O.P

    ResponderEliminar
  4. Hermana es todo un privilegio tenerte por este blog, me encanta lo que dices. Ójala el Espíritu me ilumine siempre, para educar a mis hijos desde mi pequeñez, como te educaron a tí, está claro que lo hicieron muy bien. Muchísimas gracias por tu visita, tus palabras y tu ternura...

    ResponderEliminar