"Educar en libertad me parece la cosa más difícil del mundo. La más necesaria. Y es difícil porque hay padres que, por afanes de libertad, no educan. Y padres que por afanes educativos no respetan la libertad. Hacer ambas cosas a la vez es acaso como construir un círculo cuadrado. Algo que sería imposible si no existiera el milagro del amor."


J.L. Martín Descalzo "Las razones de su vida"



13/2/10

AGRADECIMIENTO

"El término agradecimiento procede de las voces latinas gratus (agradable, agradecido) y gratum (agradecimiento). Está unido en su raíz con agradar, agrado, gratitud, gratuito, congratular, gratificar.
El agradecimiento nos humaniza. Lo que propiamente se agradece no es tanto el don recibido cuanto el amor dispensado. La gratitud presupone la existencia de alguien que no sólo da sino que se da.
Podemos sentir agradecimiento hacia quien nos ha concedido lo que le hemos solicitado. Podemos también estar agradecidos por disponer de bienes que hemos recibido con nuestro ser, sin haberlos pedido: la propia existencia, la familia, el pueblo, el lenguaje, las obras culturales, los valores...
Para un creyente, el hecho de que exista Dios, constituye el mayor de los dones.
Cuando uno hace la experiencia viva del enigma de la propia existencia, de lo incomprensible y desbordante que es el hecho de que uno exista, y que en torno haya un universo impresionante en lo más pequeño y en lo más grande, comprende que todo es un don, una gracia, un obsequio gratuito, y tal gratuidad mueve a la correspondencia.
Los niños no han pedido venir al mundo, ni han solicitado que tal venida se realizara en las condiciones dadas. Pero un día se abren a la conciencia de que sus padres estuvieron abiertos a su vida, la acogieron y la promovieron. Esa actitud promocionante, que implica generosidad y esfuerzo, merece gratitud. Venimos de la relación amorosa de nuestros padres entre si y respecto a nosotros, y nos sentimos llamados, por lo mismo, a crear nuevas relaciones oblativas, en las cuales se prolongue de alguna forma el milagro de la vida.
La raíz de la gratitud es el amor, por parte de quién da y de quien recibe. El agradecimiento viene del amor y conduce al amor. Por eso constituye un valor. La actitud amorosa exige desprendimiento, y éste implica renuncias. Para conseguir el hábito del desinterés se requiere una larga y ardua ejercitación. La capacidad de agradecimiento es una virtud que ha de ser cultivada. "

(“El libro de los valores” Gustavo Villapalos y Alfonso López Quintás)


Ideas para educar-nos en este valor:


-Acordarnos con frecuencia de dar gracias por todo lo que tenemos, que casi con toda seguridad, es mucho más que lo que no tenemos.
-Dar gracias antes de comer, es una buena y bonita costumbre, todos hemos de estar juntos y de una manera sencilla damos gracias por la comida tan rica y pedimos por los que no tienen nada. En mi casa se puso de moda hace un tiempo, bendecir la mesa cogidos de la mano.
-Antes de acostarnos dar gracias por lo bueno que nos ha traído el día, involucrar a los niños para que digan por qué se sienten agradecidos....poco a poco saldrá todo solo.
-No dar nada por supuesto y sorprendernos en voz alta: Qué bueno que tengo piernas con las que puedo correr y montar en bici y subir a los árboles!!!! Qué bueno que estamos calentitos dentro de casa, con el frío que hace fuera!!!! Tenemos libros para leer!!! Estamos vivos!!! Hoy ha salido el sol!!!! Esta actitud es además una buena alternativa a la queja constante por todo lo que nos falta, lo que nos gustaría tener, lo que no llegamos a hacer etc...
-Promover la colaboración en casa. Desde muy pequeñitos los niños pueden y deben ayudar en casa, de esta manera están aprendiendo a agradecer, cuando se encuentran las cosas hechas pues aprecian el esfuerzo y por otro lado están aprendiendo a hacer todo lo que sin duda van a necesitar el día de mañana. Al principio esto requiere una gran dosis de paciencia y tardamos nosotros mucho menos a hacerlo pero con el tiempo....Hay muchas cosas que un niño puede hacer desde muy pequeño:
.Quitar y poner la mesa.
.Ayudar a tender la ropa, a doblarla, a meterla y sacarla de la lavadora..
.Recoger sus juguetes, ordenar el salón, su habitación etc..
.Cuidar a los animales domésticos, regar las plantas, el huerto...
. Ayudar en la cocina también es algo que les suele entusiasmar.........
.Todo lo que precisa de agua y jabón les vuelve locos...aunque termine generalmente de una manera un tanto caótica, je,je...Limpiar cristales, lavar el coche, fregar....(mejor dejar todo esto para el verano).
-Que nos vean ser agradecidos, en la calle, en casa, con ellos, entre nosotros...Se puede dar gracias de mil maneras diferentes, con una palabra, un gesto, una sonrisa, una oración, un abrazo, cantando, bailando...
-Enseñarles a corresponder, las cartas, los regalos etc...Mostrarles que vale más nuestro tiempo que nuestro dinero, el dibujo que le pintamos al abuelo, el regalo que hacemos con nuestras manos, el amor con el que lo hemos impregnado etc..
-Hace poco leía en el blog de una amiga que había quién llevaba un diario, en el que cada día apuntaba cinco cosas por las que se sentía agradecida. Nunca lo he hecho pero me llama....
Y seguro que a todos se nos ocurren muchas más ideas....para crecer en este valor.
"La gratitud es la memoria del corazón"

1 comentario:

  1. Estoy de acuerdo, tenemos que dar el ejemplo primero, y que nos oigan agradecerle a Dios lo que tenemos es algo muy valioso.
    Yo tambien he visto esos blogs y me llaman, como dices, y no se si tendre tiempo de escribirlo, pero lo que si que tengo presente es sacar el tiempo para vivirlo.

    ResponderEliminar