"Educar en libertad me parece la cosa más difícil del mundo. La más necesaria. Y es difícil porque hay padres que, por afanes de libertad, no educan. Y padres que por afanes educativos no respetan la libertad. Hacer ambas cosas a la vez es acaso como construir un círculo cuadrado. Algo que sería imposible si no existiera el milagro del amor."


J.L. Martín Descalzo "Las razones de su vida"



29/12/09

ALTAR EN CASA

Algo muy sencillo que podemos hacer en nuestras casas es colocar en algún lugar visible un “altar” que lógicamente va cambiando a lo largo del año. En la elaboración y conservación del mismo lo deseable es que se involucren todos los miembros de la familia, sobre todo los más pequeños. Así los niños de una manera sencilla se encuentran inmersos en el Adviento, luego en la Navidad, en la Cuaresma, la Semana Santa o el mes de María. Este tipo de experiencias ayudan a formar en los más pequeñitos una vida estable, predecible y en comunidad.

La sucesión de los días de la semana, de los meses del año, de las estaciones...todo es cíclico por ello en muchas pedagogías conocedoras del ser humano, como en la waldorf celebran las diferentes estaciones y hacen “altares” de la naturaleza. Nosotros como creyentes tenemos una gran suerte pues siempre podemos dar gracias a Dios y celebrar. Realmente la vida se convierte en una fiesta constante...¿quién dijo aburridos?
No hay reglas para estos “altares” y según la familia, sus inquietudes, su manera de vivir la fe, será de una u otra manera, lo único importante es que invite al encuentro, a la oración, que nos ayude a crecer en la fe y como personas. Para las familias que no creen yo también recomendaría el celebrar y el dar gracias a la vida por lo generosa que es con nosotros y se puede celebrar la exuberancia de la primavera, la generosidad de las lluvias, el sol que nos calienta, la nostalgia del otoño...Yo suelo unirlo todo por lo que en el altar del Adviento no faltan las hojas secas que han dejado caer los árboles o en el mes de María las flores silvestres de colores.
He encontrado familias en la red que tienen en sus hogares altares preciosos y que han sido mi inspiración. Aquí tenéis una gran cantidad de ideas para el altar doméstico y para celebrar la fe en familia. Esta mujer junto a su esposo y sus cuatro hijos son derroche inagotable de creatividad.
Y aquí Silvia desde los Estados Unidos también nos muestra otras preciosas mesas de oración así como mil millones de ideas muy interesantes.
Nosotros colocamos este Adviento un altar muy poco ortodoxo, ya que sustituimos la tradicional corona verde y circular por una candelabro con cuatro velas (esto fue por falta de tiempo), en un atril siempre la Biblia o algún libro del tiempo correspondiente, luz (en forma de velas o un cálida lamparita), una planta, un calendario de adviento en el cuál los niños encontraban cada día un dulce y algo positivo para hacer durante el día (ayudar en casa con alegría, recoger sus libros, hacer un dibujo bonito para Jesús...Luego todos esos papelitos se los regalamos al Niño Dios el día de Nochebuena y ahí los tiene en un rincón del establo)
En el caminito que lleva a Jesús, nos situamos nosotros que cada día a la luz de las velas avanzábamos un poquito hacía la Luz mientras leíamos un pasaje del Evangelio, cantábamos villancicos etc...




Ahora ya inmersos en la Navidad, no se me ocurre mejor altar que el Nacimiento, pero también se puede poner el Niño Jesús en una cestita de paja, con alguna vela, una flor de Pascua, dejad volar vuestra imaginación.....Feliz Navidad!!!

3 comentarios:

  1. Gracias por recordar que celebremos. Cualquier cosa es válida.
    1beso.

    ResponderEliminar
  2. Quiero ir hablando de "valores", casi con toda seguridad comience por el AGRADECIMIENTO.

    ResponderEliminar
  3. ¡Te felicito por tomar esta iniciativa Paloma!, estoy segura de que va a ser un excelente recurso para cualquier familia...Dios te bendiga por poner tus dones a su servicio : )

    ResponderEliminar